7 Aprendizajes sobre el trabajo en equipo en Dunder MIfflin




The Office, en su versión norteamericana, es una serie de TV que cuenta la historia de la compañía de papel Dunder Mifflin, ubicada en Scranton, NY. Sus personajes inolvidables durante nueve temporadas nos permiten ser parte de sus vidas y conocerlos mejor que a nuestras familias.

¿Has tenido un jefe como Michael o un compañero de escritorio como Dwight?


¿Te has enamorado como Pam y Jim?


¿Has tenido un pasante como Ryan que se cree el dueño –y llega a serlo– de la empresa?


Acabo de ver por tercera vez la serie. Sí, es que me encanta y me hace reír mucho. Sin embargo, esta última vez, también se me ocurrió que hay ejemplos en la serie de 7 cosas sobre el trabajo en equipo que son maravillosos.


¿Cómo llegué a esa conclusión?


El capítulo en el que Andy establece el programa de incentivos, siendo el premio mayor escoger un tatuaje para su trasero, fue la clave. Por ello, quiero comenzar por allí.



1 - Establece objetivos claros


Andy le promete a Robert California, el CEO, que logrará doblar las ventas en el trimestre en curso. Para llegar al deseado 8% y no quedar mal, Andy establece un sistema de incentivos que, al inicio, no atrae a ninguno de los vendedores. Entonces es cuando el Regional Manager tiene la brillante idea de ofrecer algo más interesante para sus empleados bastante asiduos a las bromas pesadas. Las ofertas son una más ridícula que la otra y culminan con el ofrecimiento a que el grupo decidirá un tatuaje para el trasero de Andy.


Toda la oficina se une, como casi nunca sucede en el show, para lograr el objetivo de ventas y lo logran... ¡EN UN DÍA!


Tener objetivos claros es clave para que tu equipo logre lo que se proponga. Claro está, un tatuaje es algo extremo, pero funciona en Dunder Mifflin. La falta de objetivos equivale a estar en una cueva oscura sin una fuente de luz para guiarse, por lo que el equipo terminará dando tumbos.

Además, el objetivo debe ser claro, pues es el primer elemento para que el equipo se ponga de acuerdo en su comunicación y, por consiguiente, en sus planes de acción.


2 - Mantén la motivación

¿Alguna vez has conocido a alguien más motivado que Dwight Schrute?


Dwight es mi personaje favorito por muchas razones. La primera de ellas es su motivación. Cuando tiene un objetivo claro, este personaje no descansa hasta lograrlo. Es un emprendedor nato y, además, es el mejor vendedor de Dunder Mifflin, INC. conoce en todas las temporadas. Su estilo de ventas te puede parecer agresivo y está un poco loco –quizás producto de su extraña crianza–, pero es efectivo.


¿Cuántos emprendimientos tiene Dwight?

Saca uno nuevo casi en cada capítulo. Este señor es un pequeño empresario con una visión de futuro envidiable, aunque un poco retorcida.


Dwight está motivado, por el dinero tal vez, aunque creo que va más allá del dinero. Dwight quiere ser escuchado y quiere poder. Más allá de sus razones, ese ingenio junto a su motivación férrea lo convierten en el mejor trabajador de la empresa.


Haz una alianza con tu Dwight, intégralo en tu equipo, déjalo liderar porque es su postura natural. Los resultados que este miembro del equipo puede obtener, cuando se canalizan bien, son muy potentes.



3 - Ejerce la Compasión


Andy, antes de ser el Regional Manager, es conocido como el peor vendedor de la compañía. En varios episodios somos testigos de su terrible estilo de ventas, salvo en uno que logra salvar al desquiciado Will Ferrel que reemplaza a Michael. No obstante la obviedad de su incompetencia, Michael, al partir de la oficina, le hace un regalo que deja boquiabiertos a todos: la cartera con sus diez mejores clientes.

Andy le repite que los ve a perder en un pestañeo. De hecho, somos testigos de la pérdida del primero apenas pasados minutos en el mismo episodio. Michael está tranquilo y no es porque ya no le importe el futuro de la empresa, sino porque él cree en el Andy y así se lo hace saber.


La compasión va más allá de las palabras. Requiere tomar acciones para mejorar la situación de un individuo que está sufriendo de alguna forma.


Michael, a pesar un manager muy particular, tiene estos momentos de lucidez que nos dejan a todos los expectadores atónitos con su asertividad.


Tanto el líder como los miembros de un equipo tienen la responsibilidad de ejercer la compasión. Ese estilo de liderazgo a gritos ya se quedó en los libros de historia. Necesitamos ejercer la auto compasión primero y que se expanda al otro. Muchas veces la compasión desaparece del ambiente laboral porque necesitarla podría ser considerado como un signo de debilidad.


Todos necesitamos nuestra compasión y la compasión de otros.



4 - Permanece atento al potencial

Pam Beasly, la recepcionista con aspiraciones. Ella muestra lo que significa tener sueños y fracasar en ellos. Recuerdas que no termina Diseño Gráfico en Nueva York y que, a lo largo de las serie, también otros de sus proyectos fallan sin remedio.

En un arranque impulsivo, Pam es la única que sigue a Michael cuando forma su propia compañia de Papel. Creé que ha tmado la mejor decisión de su vida y pronto se da cuenta del desastre que la rodea y que no hay una red de seguridad que la atrape. A pesar de todo el desaster que se despliega ante nuestros ojos, casi un manual de lo que no debes hacer nunca si quieres tener un negocio, Pam sigue a Michael y tiene la paciencia necesaria para empujarlo.


La compañía es un rotundo fracaso en la realidad pero en un movimiento rdículo del destino logra poner a Dunder Mifflin en una posición incómoda y ésta termina por adquirirla. Michael vuelve como Regional Manager, pero Pam ya no tiene el puesto de recepcionista, pues una de las condiciones es que ella se unirá a la fuerza de ventas.


Michael cree en Pam y le da la oportunidad de demostrar quién es, sin importarle haber presenciado todos sus fracados.


El método científico avala los fracasos, porque no podemos aceptarlos como parte de la nuestra carrera en lo laboral y en la vida misma.


Da la oportunidad a los miembros de tu equipo a fracasar, pues es una excelente manera de descubrir su verdadero potencial y desarrollarlo.



5 - valora las ideas sin importar la fuente

Darryl es el encargado del depósito y siempre demuestra ser más inteligente que el propio Regional Manager, el problema es que lo hace el silencio.

Un día Darryl se atreve a hablar, pero no hay quienes lo escuchen a su alrededor porque no esperan que él hable y exprese sus excelentes ideas. Todos ello cambia cuando Jo, CEO de Sabre, llega a Scranton. Unos oídos nuevos se presentan sin sesgos para escuchar a Darryl.


Cambia las dinámicas, pues la rutina ensordece y hace que te pierdas de las mejores oportunidad, ideas, potenciales. La escucha activa es una habilidad para la que no estamos entrenados naturalmente, pues el sistema educativo nos enseña a escuchar para responder y eso es lo que replicamos a lo largo de nuestra vida laboral. Esto pasa a todos los niveles. Por ello, cada uno de nosotros, como miembros de un equipo, tenemos la responsabilidad de romper los patrones y lograr que todos tengan voz y oídos en ejercicio pleno de sus facultades.



6 - Deja de luchar contra stanley

Stanley, eficiente, pero totalmente apático. Siempre con un libro de crucigramas a mano que le permita escapar de las reuniones y cualquier interacción social. Stanley quiere su bono, su dinero, su comida. Pocas veces lo vemos en llamadas de venta o en salidas a clientes, pero sus números parecen ser respetables.


¿Qué hacer con un Stanley en nuestro equipo?


Puedes obligarlo a integrarse, por lo general eso no funciona. Además, genera frustración en ambos lados de la ecuación.


Puedes ofrecerle coaching y quizás logres algo.


Yo te diría que aprendí a dejar de luchar con Stanley. Cuando tienes un miembro del equipo como él, actuar de manera directa reclamando atención es contraproducente y desgastante. Déjalo ser y, en mi experiencia, el resultado puede ser:

- Stanley se va

- Stanley se integra al grupo por sí mismo

- Stanley rinde pero no colabora ni estorba, lo cual puede ser sostenible en el tiempo dependiendo del personaje.



7 - ocúpate del individuo

Michael Scott nunca sería el epítome de un buen líder, salvo por un detalle que cuando no es enfermizo funciona de maravilla: Michael tiene una familia.


Con esta afirmación no te estoy diciendo que formar una familia en el trabajo con sus dinámicas sea el mejor estilo de gerencia. Créeme puede ser nefasto tener un jefe-papá. Lo que quiero decirte, en cambio, es que más allá de los resultados y la interacción de un equipo de trabajo, éstos están formados por individuos. Cada individuo tiene un perfil particular con sus habilidades, debilidades, características, estilo, etc., el líder debe tomar todos estos factores en cuenta.


Me gusta mucho el concepto del liderazgo que aprendí con la metodología AGILE: servant leader. Sería algo así como un líder que sirve para que el individuo pueda hacer la mejor contribución posible al grupo de acuerdo a las necesidades del proyecto. Si al líder no le importa el individuo, tal como a Michael le importa cada uno de los trabajadores de Dunder Mifflin (sin contar el depósito claro está), el equipo de trabajo se fragmenta y se quema en el tiempo, con lo cual se pierde la efectividad en la consecución de los resultados.



Si no has visto la serie, te la recomiendo muchísimo. Así como espero que estas siete cosas te hagan pensar en cómo trabajas en equipo, qué individuo eres, si eres el líder cómo actúas. En fin, como siempre es mi intención, que salgas con preguntas que te hagan conocerte mejor.




13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo